-
The most important kind of freedom is to be what you really are. You trade in your reality for a role. You trade in your sense for an act. You give up your ability to feel, and in exchange, put on a mask. There can’t be any large-scale revolution until there’s a personal revolution, on an individual level. It’s got to happen inside first. {Jim Morrison}

Siganme los buenos ↓

··············································!!!.....................········ Inicio ··|·· Sobre mí···· ··· Formspring | Twitter


El no ser.


Recuerdo que era un día sábado. Me desperté entre sábanas y frazadas que me abrigaban de todo el frío que hacía, dentro y fuera mío. Me levanté y miré al espejo, la misma imagen de siempre, una imagen que todavía no logro reconocer, no podía entender quién era esa chica parada frente a mí, con el pelo corto y desprolijo, una remera larga y unas ojeras que por poco gritaban transmitiendo toda esa pesadumbre que cargaban. Con un café caliente en manos me dirigí a la ventana a mirar el exterior, un clima tan frío y distante como yo me encontraba, algo taciturno pero que no le quitaba la belleza. Era temprano, por lo que las calles estaban desiertas, pobladas únicamente por las hojas que caían de los afligidos árboles, cuales parecían bailar lentamente al compás del viento que hacía que se asemeje a un hermoso vals carente de música. Tomé mi libro y hallé consuelo entre las palabras de un viejo escritor argentino, un libro dentro en el cual no pude evitar sentirme identificada y encarnar la piel de ese personaje que se decía a sí mismo no ser nadie, o más bien ser el "no ser". 
"Yo mismo estoy descentrado, no soy el que soy, y, sin embargo, algo necesito hacer para tener consciencia de mi existencia, para afirmarla. Eso mismo, para afirmarla. Porque yo soy como un muerto. (...) Para todos soy la negación de la vida. Soy algo así como el no ser. Un hombre no es como acción, luego no existe. ¿O existe a pesar de no ser? Es y no es. Ahí están esos hombres. Seguramente tienen mujer, hijos, casa. Quizás son unos miserables. Pero si alguien tratara de invadir su casa, de arrebatarles un centavo o de tocarles la mujer, se volverían como fieras. ¿Y yo por qué no me he rebelado? ¿Quién puede contestarme a esta pregunta? Yo mismo no puedo. Sé que existo así, como negación. Y cuando me digo todas esas cosas no estoy triste, sino que el alma se me queda en silencio, la cabeza en vacío."
------------------------------------------------------ - -